El pasado 6 de agosto Monseñor José Manuel Garita se dirigió a sacerdotes y fieles laicos de la Diócesis con un saludo de gracia y paz en el Señor.

“Una vez más, plenamente convencido del deber de rendición de cuentas, y de la obligación en justicia de agradecer, les comparto el oficio adjunto del Excmo. Señor Nuncio Apostólico en Costa Rica”, expresó el Obispo.

En este Oficio, Monseñor Antonio Arcari, Nuncio Apostólico, dio acuso de recibido de la suma de ₡9.626.194,75 (nueve millones seiscientos veintiséis mil ciento noventa y cuatro colones con setenta y cinco céntimos), correspondiente al Óbolo de San Pedro, aportado por la Diócesis de Ciudad Quesada y depositada en la cuenta de la Nunciatura Apostólica en la Conferencia Episcopal el pasado 16 de julio.

Dijo Monseñor Arcari en nota a Monseñor Garita: “Aseguro a Vuestra Excelencia que dicha suma será debidamente remitida a la Santa Sede”.

Al mismo tiempo indica: “Al agradecer profundamente a Vuestra Excelencia y a los fieles de la Diócesis de Ciudad Quesada por la generosa colaboración a favor de nuestra Iglesia, aprovecho la ocasión para renovar a Vuestra Excelencia Reverendísima mi consideración y estima en Cristo”.

Igulamente, Monseñor Garita agradeció una vez el apoyo y motivación de los sacerdotes para realizar esta colecta.

Asimismo, reconoció y agradeció “la generosidad y desprendimiento de nuestros fieles laicos para colaborar con esta causa, a través de la cual, el Santo Padre ayuda a tantas personas en el mundo que sufren emergencias y calamidad”.