La Parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en Boca Arenal, recientemente abrió una Capilla de Adoración Perpetua. Más de 300 laicos se han comprometido con la tarea de acompañar a Jesús Eucaristía, 24 horas al día, los siete días de la semana.

Testimonios, familias reunidas alrededor de Dios, un cambio en la comunidad, el deseo de santidad… todo esto brota como fruto de la adoración perpetua.

A continuación un testimonio más de nuestra Iglesia diocesana.