Este viernes 21 de diciembre fue una mañana de compartir con los habitantes de la calle. En una acción que impulsó Monseñor José Manuel Garita, se atendieron cerca de 30 personas que viven en esta situación, entre 7 de la mañana y casi las 10 a.m.

Estas personas pudieron bañarse, cambiarse de ropa y desayunar. Monseñor les dio un mensaje de esperanza y anunció esta mañana la apertura de la Casa de la Misericordia San Vicente de Paúl, como muestra de las acciones que en Pastoral Social emprende la Diócesis con el fin de atender al ser humano de manera integral.