Este viernes 31 de mayo fue un día dedicado al Señor Jesús. De la mano de María nos unimos en oración como Diócesis, como Iglesia Católica que peregrina en Costa Rica. Este 31 de mayo los obispos de Costa Rica decidieron entregar al país a la Virgen María.

En la Diócesis de Ciudad Quesada, las parroquias se unieron durante diversos momentos del día para celebrar esta importante fiesta en el marco de la celebración litúrgica dedicada a la Visitación de María.

Les contamos que en particular, la Parroquia Catedral de Ciudad Quesada inició desde la 6 a.m. con el Rezo del Oficio Divino, hubo rezo de la Liturgia de las Horas, Rosario, Coronilla de la Divina Misericordia, Eucaristía por la mañana y por la noche, siendo esta última celebrada de manera solemne por nuestro Obispo, Monseñor José Manuel Garita Herrera.

“María es la alegre hija de Sión, de la que hablaba Sofonías en la primera lectura, que va alegre y gozosa a compartir con Isabel el maravilloso don que lleva en su seno. María lleva y comparte a Jesús con Isabel, es su fruto bendito, es Dios mismo el don que lleva en sus entrañas y que María lo da y comparte. Nosotros, como misión propia de cristianos, estamos llamados a llevar también a Jesús con alegría a los demás, Él es la buena noticia de salvación para el mundo entero y para todos los hombres. Llevemos, comuniquemos y compartamos a Jesús con los demás, sobre todo con los que más necesitan la experiencia de Dios y de la fe. Con nuestro testimonio de vida cristiana, hemos de ser portadores de Jesús para los demás. Ese testimonio, será entonces, que llevemos y demos a luz a Cristo al mundo”, destacó Monseñor Garita en su homilía, con lo cual, nos exhorta a ser como la Virgen, que de manera alegre lleva y comparte a Jesús.

Confiados al Señor, y por medio de la intercesión de la Virgen, Monseñor Garita indicó: “Ofrecemos a María nuestro país, pidiendo la intercesión de nuestra Madre ante su Hijo Jesús, para que en nuestra Costa Rica siga viviéndose en paz, democracia, solidaridad, unidad, diálogo, entendimiento, fraternidad e igualdad”.

“En particular, y desde la Iglesia, ofrecemos, una vez más a Dios a Costa Rica, por medio de María, por las acciones crecientes de estas corrientes ideológicas que cada vez se manifiestan y actúan en contra de todo lo que sea Dios, fe, religión, Iglesia, valores morales y espirituales, invocando incluso un malentendido Estado laico, disfrazando bajo esa figura a un Estado ateo, que de ninguna manera podemos aceptar desde nuestras creencias religiosas y desde los más elementales derechos humanos. Corrientes ideológicas que incluso impulsan irónicamente leyes que promueven el odio y la división en un país que históricamente ha sido unido y solidario”, añadió.

Compartimos imágenes de la celebración que hubo en la Catedral de Ciudad Quesada durante este día.