“Pedagógicamente, iniciamos la Cuaresma con la ceniza que es signo de nuestra pequeñez, limitación y pobreza, ceniza es signo de penitencia, arrepentimiento y firme resolución por convertirnos”, Monseñor Garita. (Fotografía de Zayda Villalobos Quirós)