“El sacerdocio significa un llamado de Dios, que yo lo tuve a los seis años”, decía el Padre Eladio Sancho.