“La ceniza sobre nuestras cabezas, nos recuerde el compromiso de conversión, penitencia, cambio y renovación que hoy asumimos, de manera especial, delante de Dios y de la Iglesia”, Monseñor Garita. (Fotografía de Zayda Villalobos Quirós)