“Maldad no, bondad y caridad sí. Este debe ser el fruto y la consecuencia de todo nuestro caminar cuaresmal hacia la Pascua”, Monseñor Garita. (Fotografía de Zayda Villalobos Quirós)