“El camino de la Cuaresma nos traza como meta y punto de llegada la Pascua. La conversión y la penitencia son camino para llegar al ideal de novedad pascual”, Monseñor Garita. (Fotografía de Zayda Villalobos Quirós)