El 18 de junio de 1965 asumió como Cura Párroco el Pbro. Jaime Saborío Palma, quien logró la donación del dinero para la compra del reloj de Venecia, el cual fue bendecido en setiembre de 1965 por Monseñor Enrique Bolaños, Obispo de Alajuela (entonces no estaba creada la Diócesis de Ciudad Quesada).