La Eucaristía se vive con fervor en la Basílica.