En el año 2015 la lluvia acompañó a los peregrinos de Ciudad Quesada.