Desde muy temprano los fieles celebraron a nuestra Madre el 2 de agosto.