La Eucaristía marca siempre la misión de cada día.