Los jóvenes son fuerza viva de la Iglesia.