La fe es viva y hay que alimentarla. Monseñor José Manuel Garita nos ofrece una serie de puntos a seguir que nos permiten crecer espiritualmente en su mensaje del mes de abril.